(+34) 971 837 001 valldorgolf@valldorgolf.com

Vall d’Or Golf presume de unos campos amplios, espaciosos y de un color verde intenso. Pero, este aspecto no es cuestión del azar o de la suerte; el campo de golp requiere de unos cuidados específicos y constantes. La elección de plantas y árboles también es un tema importante a considerar, ya que habrá especies que se adecuen más al tipo de tierra y que favorezcan al paisaje típico del campo.

Hoy, os traemos un blog informativo para aprender más sobre el tipo de plantas y árboles que crecen en los campos de Vall d’Or Golf y la importancia del cuidado y mantenimiento de su forestación.

Forestación de los campos 

A la hora de construir las instalaciones de un campo de golf, es importante tener en cuenta diversos factores. Uno de los más importantes es el tipo de especies arbóreas que se plantarán en el terreno. Es imprescindible conocer el tipo de clima del lugar, si existen condiciones metereológicas adversas con frecuencia y el tipo de tierra. 

El secreto del éxito está en escoger especies autóctonas, puesto que su condición asegura una fácil adaptación a la tierra y al clima. Gozarán de mayor longevidad debido a su capacidad de mantenimiento en el suelo. No exigirán los cuidados especiales que otras especies sí pueden demandar, como un riego más abundante y constante, un extra en nutrientes o la protección frente a agentes climáticos agresivos. Las plantas y árboles autóctonos están preparados para aguantar las condiciones de la zona. La plantación de especies nativas debe realizarse en el campo y en los alrededores de las instalaciones.

La elección además de árboles es también importante, puesto que muchos de ellos son de hojas caduca y, con la llegada del frío, se caen. Lo que supone mayores labores de recogida de hojas y de mantenimiento del campo. 

Otro factor clave es la orientación del sol. A la hora de construir un campo de golf, es importante que la zona verde reciba gran dosis de luz solar para asegurar un aspecto saludable de la vegetación. 

Podas de árboles

Mantener las plantas y árboles cuidados y en óptimas condiciones no requiere únicamente de una planificación prévia, un riego diario y un mínimo de horas de luz. También precisa de la poda. Para que un ejemplar crezca sano, la poda debe realizarse acorde a las necesidades del espécimen.

De hecho, realizar podas incorrectamente, no solo perjudicará al correcto crecimiento de la planta o árbol, también puede ocasionar la aparición de patógenos. Y, en consecuencia, generar enfermedades con efectos irreversibles.

En Vall d’Or Golf, el campo presume de un paisaje de bosque mediterráneo con abundantes pinos. Esta especie de árbol, con los años, va adquiriendo mayor fuerza y grosor. Lo que implica que, en algunos tramos, el terreno se estrecha. No obstante, lejos de suponer un inconveniente, consigue un recorrido más desafiante. Aunque, en algunas zonas, los pinos se han podado para facilitar el juego. Se han cortado algunas de las ramas de los árboles para equilibrar el árbol y evitar inclinaciones del tronco que provoquen el levantamiento del suelo.

Con todas las podas, Vall d’Or Golf es un campo más desafiante y divertido que mejorará la experiencia y la jugabiidad.